sábado, 26 de octubre de 2019

ARENA




Centro del Lobo Ibérico, Sanabria 



"Y en efecto, si el mundo tiene razón, si esta música de los cafés, estas diversiones en masa, estos hombres americanos contentos con tan poco tienen razón, entonces soy yo el que no la tiene, entonces es verdad que estoy loco, entonces soy efectivamente el lobo estepario que tantas veces me he llamado, la bestia descarriada en un mundo que le es extraño e incomprensible, que ya no encuentra ni su hogar, ni su ambiente, ni su alimento".

EL LOBO ESTEPARIO, HERMMAN HESS




Cuando realmente queremos contar algo, solemos callar.Y ese silencio se extiende como una mancha sobre el mar. Viaja enganchado de las nubes y cubre toda la Tierra. Porque las historias reales no le interesan a nadie.
Caminamos haciendo que buscamos algo pero estamos en realidad huyendo de nosotros. Y al final sólo queda eso que nos inventamos cada día, en su lugar, y lo maquillamos, lo higienizamos, lo construimos y le vamos dando forma de acuerdo a lo que llevamos años creyendo que debe ser la verdad.

Creo recordar que me temías de una forma extraordinariamente valiente. A hurtadillas te esquivaba. Yo no era consciente del poder de tu manada, mi soberbia tampoco estaba tan desarrollada, aún.
A veces, uno de tus hijos acompañó todos mis días, fue mi compañero y mi aliado en tu contra. Hijos desterrados o perdidos como el tuyo, también amamantasteis, de los nuestros.  
En un "ni contigo ni sin ti" viajamos en los siglos, en las eras, y ahora, después de tanto tiempo, volvemos a encontrarnos. Aún me temes, y yo a ti. El odio se ha pulido y el respeto también; y los dos sabemos que, un respeto pulido, es como un canto rodado del río. Ya no corta ni brilla. Ya no será destino sino pasado, arena que esparcirá la tormenta y se nos meterá en los ojos en la batalla.
¿Cómo te ha ido todo este tiempo? A mi maravillosamente, te respondo. Pero tú me ves, llevas millones de años haciéndolo: mis ojos delatan mi verdad, hoy la ha despeinado el viento y la lluvia le ha lavado la cara. Aquí estoy frente a ti. Y, dicen...que somos libres; compañero.









25 comentarios:

  1. Muy buena foto, el relato me ha emocionado.
    Este relato lo tenian que lee esas personas que se dedican a cazarlos, para que los dejaran vivir en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Déjales que me dejen vivir en paz a mí. Contigo:D; bueno....contigO igual no se meten:D :D

      Eliminar
  2. Hola Moni! Mirando posts antiguos de mi blog me he acordado de ti y como siempre, la visita a tu espacio es muy agradable. Siempre es un placer leerte y ver esas imágenes tan bonitas que nos muestras. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Verónica, ya he visto tu viaje, tu gran viaje a Rusia...igualmente es un placer leerte a ti.
      Un beso

      Eliminar
  3. Me ha calado hasta el fondo...mis ojos delatan mi verdad..aquí estoy frente a ti..¿libres?..¿quién y cómo..?..Fantástica la foto..dicen tanto sus ojos como los tuyos y los míos en ese instante en que se cruzaron las miradas..un día inolvidable...ojalá ese viaje a través de los siglos jamás sea interrumpido..ojalá nunca jamás sean acosados,perseguidos o extinguidos..
    Gracias Moni por ese día..
    ** siempre**

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese día acabamos bien calados todos...jejeje. Serán a cosados y perseguidos siempre, Cris; por eso son lo que son: lobos.
      Te quiero

      Eliminar
  4. Hay fotos que no necesitan palabras, solo con mirarlas ya nos cuentan su historia.
    Ojalá esta bestia no tan descarriada, encuentre su hogar en este mundo nuestro a veces tan extraño y le vaya tan maravillosamente como a tí.
    Tu entrada es pura poesía Moni.
    Buena noche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura...en nuestro mundo no sé si queda lugar para esa bestia...
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Las historias reales no le interesan a nadie. Una verdad que no admite peros... Confundimos lo virtual con lo real y cuando esto último no nos gusta lo maquillamos. Tus palabras llenas de poesía son profundas y su contenido da que pensar y admite muchas lecturas. Hermann Hesse como me gusta.😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está! Eres aguda y clara y poderosa como una cascada en la montaña en primavera; y gracias por serlo:))
      Un besazo, Katy

      Eliminar
  6. Cuan cerradas son esas mentes que no entienden lo que dice esa mirada.
    Besos,amiga y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, mi querido tejón de los bosques, señor de la naturaleza;)
      Dos besazos!

      Eliminar
  7. Vaya mirada y que momentazo tuvo que ser. Tus palabras, que se nota que te salen directas de lo más hondo, también me llegan igual. Todos en algún momento nos sentimos un poco lobos...
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que somos un poco lobos; a mi me gustaría ser más loba, me estoy entrenando:)
      Muchas gracias, Fernando..un gran abrazo, amigo

      Eliminar
  8. ·.
    Pues no. No somos libres por más que nos engañemos. Somos lo que dices, cantos rodados, y sufridos, que ya no cortan ni brillan... y destinados a ser arena perdida entre la multitud.
    Sigamos viviendo nuestra ficción. Miremos al lobo y tratemos de vernos reflejados en él. Todavía es libre.
    Un texto precioso Mónica. Y el lobo también, claro.

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda algún hombre libre, muy pocos, pero alguno; eso sí...se ven mal y poco :D
      Muchas gracias, Alfonso, besos!

      Eliminar
  9. No entiendo como podemos perseguir sin piedad a esta maravilla de la naturaleza, la mirada del lobo lo dice todo. Que grande Hermann Hesse, y que grande tu post, enhorabuena Moni. Un fuerte abrazo amiga mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí; aunque nuestra persecución feroz es parte del origen de su fuerza para resistir. Paradójico, irónico, pero así es.
      Somos bastante estúpidos en el fondo,además de en la superficie, Germán....la verdad.
      Muchísimas gracias, un fuerte abrazo montañés:), y otro al Cantábrico!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Muchas gracias, Susana:) Muy amable por tus palabras. Un beso, otro a Zaragoza!

      Eliminar
  11. Los lobos del Centro del Lobo son cautivos, cautivos de la acción del hombre que de una u otra manera los ha condenado a estar entre alambradas. A pesar de eso cuando los vi me impactaron, tienen un porte y una mirada que imponían respeto. Buen relato, me ha gustado como te expresas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Que maravilloso texto, Moni...
    Y esa magnífica fotografía con esa mirada penetrante y bellísima me trasmite un cúmulo de sentimientos muy variados: temor, respeto, admiración...
    Incluso rabia. Rabia por el acoso al que les sometemos.
    Un beso querida niña.

    ResponderEliminar
  13. Muy bonita imagen la elegida para acompañar este relato magnifico,saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. Mi padre, que nació y vivió en la Sierra de la Culebra, cruzaba los montes nevados, pensando en el lobo, y respetándolo. Recuerdo de allí historias mágicas como la de la "ti Isabel" y por qué a ella el lobo no le comía las ovejas. Hay lugares -y seres- que conservan la magia que muchos otros han olvidado, el lobo y Zamora son algunos de ellos.

    ResponderEliminar

Archivo del blog