miércoles, 27 de junio de 2018

BELLA







****Es la hora del descanso y las vacaciones, y el sol, y el mar y el aire limpio, los atardeceres interminables...... la hora de las cigarras, amigos....Pasadlo bien y muy feliz verano a todos. Hasta la vuelta!!!!



Tiene los ojos marrones.Tan profundos, que puedes adentrarte en un universo paralelo lleno de sorpresas. Y tan dulces, y tan brillantes...y tan auténticos.
Nada más llegar se hizo mi amiga. Yo no la hice mucho caso, porque enseguida me di cuenta de que era de esas chicas adorables de  las que todos se quedaban prendados. Incluso mis "dueños".
Ella iba y venía. Corre, salta, atiende, entiende y se sienta cuando se lo dicen a la primera. Es pausada pero ágil. Gentil pero libre. 
Ella quiere estar conmigo; y con ellos. 
Después de un buen rato jugando ella y esquivándola yo, tratando de ignorarla, sin atreverme a gruñirle, por fin nos fuimos. Por fin de nuevo era el rey. Se quedó allí sentada, mirando cómo el coche hacía la maniobra de salida. 
Después, inesperadamente, se puso a correr a nuestra vera. Todo el rato. No paraba de correr. Yo la miraba incrédulo, mientras los ojos de mi "dueña" brillaban como casi nunca. Mientras la boca de mi "dueña" se moría en una sonrisa que duraría siempre. 
Ellos aminoraron la marcha, para ir a su lado, a ver que hacía. Mientras trotaba, se metió a un reguero y fue un buen trecho por él. 
Al fin llegamos a dónde ella pertenece. Hizo una especie de reverencia, y giró en una calle de su pueblo; desapareció despacio, sin mirar atrás.
Aunque me parezca mentira, creo que fue una de las mañanas más felices de mi "dueña". 
Aunque me parezca mentira, estoy deseando que llegue una mañana igual que aquella.

*Gracias, Ñ :)


**Espero que esta te guste más, Verónica...no es triste y no tienes gatos:D








Archivo del blog