sábado, 26 de octubre de 2019

ARENA




Centro del Lobo Ibérico, Sanabria 



"Y en efecto, si el mundo tiene razón, si esta música de los cafés, estas diversiones en masa, estos hombres americanos contentos con tan poco tienen razón, entonces soy yo el que no la tiene, entonces es verdad que estoy loco, entonces soy efectivamente el lobo estepario que tantas veces me he llamado, la bestia descarriada en un mundo que le es extraño e incomprensible, que ya no encuentra ni su hogar, ni su ambiente, ni su alimento".

EL LOBO ESTEPARIO, HERMMAN HESS




Cuando realmente queremos contar algo, solemos callar.Y ese silencio se extiende como una mancha sobre el mar. Viaja enganchado de las nubes y cubre toda la Tierra. Porque las historias reales no le interesan a nadie.
Caminamos haciendo que buscamos algo pero estamos en realidad huyendo de nosotros. Y al final sólo queda eso que nos inventamos cada día, en su lugar, y lo maquillamos, lo higienizamos, lo construimos y le vamos dando forma de acuerdo a lo que llevamos años creyendo que debe ser la verdad.

Creo recordar que me temías de una forma extraordinariamente valiente. A hurtadillas te esquivaba. Yo no era consciente del poder de tu manada, mi soberbia tampoco estaba tan desarrollada, aún.
A veces, uno de tus hijos acompañó todos mis días, fue mi compañero y mi aliado en tu contra. Hijos desterrados o perdidos como el tuyo, también amamantasteis, de los nuestros.  
En un "ni contigo ni sin ti" viajamos en los siglos, en las eras, y ahora, después de tanto tiempo, volvemos a encontrarnos. Aún me temes, y yo a ti. El odio se ha pulido y el respeto también; y los dos sabemos que, un respeto pulido, es como un canto rodado del río. Ya no corta ni brilla. Ya no será destino sino pasado, arena que esparcirá la tormenta y se nos meterá en los ojos en la batalla.
¿Cómo te ha ido todo este tiempo? A mi maravillosamente, te respondo. Pero tú me ves, llevas millones de años haciéndolo: mis ojos delatan mi verdad, hoy la ha despeinado el viento y la lluvia le ha lavado la cara. Aquí estoy frente a ti. Y, dicen...que somos libres; compañero.









Archivo del blog