martes, 19 de marzo de 2019

TRES CUERVOS





 Hoy hay tres cuervos tras los cristales. El viento apacigua el polvo de la calle, lo engullen las esquinas, resbala por las alcantarillas y se pierde en el abismo. Desaparece como un cobarde. Regresas al pasillo. Recorres cansado los años que separan una foto de otra, y a esa otra de ahora. En la otra ventana el paisaje es distinto; y en la otra, y en la de más allá. Entras en la habitación dónde casi nunca entras, sólo estás. Te sientas al borde de la cama dónde casi nunca duermes y abres el cajón de la mesita que casi nunca abres. De una caja de cartón escrita a mano por arriba sacas todas esas cosas, las lees, las tocas y las hueles. Y miras esa foto que casi nunca miras. 
Después, sigue sin ocurrir nada. Los cuervos ya se han ido. Sólo queda el viento; y también se irá. Pero ya no importa.





Archivo del blog