jueves, 12 de noviembre de 2020

MORDER



Me mira raro cuando me ve ponerme la mascarilla, yo creo que le gusto más sin ella. Bueno, estoy segura. Aún así, no le importa. Viene conmigo. A él no le importa nada de todo eso que importa ahora. Si necesita algo, lo pide. Si quiere algo, lo coge. No guarda colas. Destruyó los documentos que exigían para el trámite, se abalanzó sobre ellos y los atrapó entre los dientes, sacudiéndolos con rabia a un lado y a otro mientras se movía en círculos triunfantes con la cola bien erguida. Los dejó hechos trizas, cada pedazo era más pequeño que el otro. Una auténtica masacre hizo con la burocracia. No espera a que le llamen. Va. Y si no le dejan pasar, muerde. Avisa primero. A veces sólo. Y muerde. Y muerde a por todas. Sólo consiente mis formas y mis maneras. Vive, respira a mi lado, huele y sabe, quién sí, qué no. No espera. Y si tiene que esperar, espera para siempre. No le importa lo que escribo; se tumba a mi lado con la expresión de quién está seguro de lo que tiene que hacer, de quien está seguro de dónde tiene que estar. De lo que tiene que sentir. De lo que tiene que pensar. De lo que tiene que querer. Las ovejas son las otras. Si río, salta; si lloro, espera. Si camino, camina. Si paro, espera. Si le miro, espera. Si le quiero, me quiere. Si sufro, muerde. Agarra el dolor entre sus ojos -sí, entre sus ojos- y lo revienta, lo zarandea aullando y hace que estalle en mil pedazos que no recogemos ninguno de los dos. Quedan tirados, trizas de dolor sin huésped ya no importan a nadie, retorciéndose el dolor de dolor, dolor desparramado por un suelo que no le importa a él. Y así,  sin papeles, sin dolor, sin novelas, sin poemas, sin esperar, sin importarnos, nos vamos.








10 comentarios:

  1. Preciosa entrada, el retrato de Humo es una maravilla y tu relato es magnífico, eso si que es compartir...
    Un abrazo Mónica, me alegra "verte"

    ResponderEliminar
  2. ·.
    Todos debiéramos tener un 'Humo' en nuestras vidas. Todo sería más dulce y relajado.
    La foto es fantástica, tan grande que esos ojos parecen entender lo que escribo.
    En fin, un relato conciso de esos que con poco dices mucho mucho. Queda clara vuestra entrañable relación. Envidiable.

    Un beso Mónica

    LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

    ResponderEliminar
  3. Ojalá todos lo tuviéramos tan claro como él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha cautivado la foto y la ternura de su mirada. Se ve por tu relato que está perfectamente compenetrado contigo. No puedes tener un amigo más fiel.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que bellezón te acompaña. Hay días que me gustaría hacer como Humo con la burocrácia, así sin más. Y también dejar el dolor que se desprenda y poder decir venga nos vamos...
    Admiro a quién se sienta ante un teclado y que le salgan relatos así. Gracias. Un placer leerte siempre.
    Buen fin de semana Moni y a darse buenos paseos con ese fiel amigo. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué buen compañero de viaje!
    Precioso tu texto cargado de una prosa poética maravillosa.
    Te prodigas poco. Nos tienes a dos velas...jejeje.
    Me han cautivado esos ojos capaces de zarandear y reventar el dolor estallando en mil pedazos, para después iros juntos en el camino de la vida. Besos querida niña.

    ResponderEliminar
  7. Tiene esa mirada limpia de la tristeza sincera. Me ha recordado a mis perras. Grande, Humo. Grande el relato de su dueña.

    Abrazo y a disfrutarlo mucho.

    ResponderEliminar
  8. Bellisismo animal y bellisimo el retrato que nos brindas, amiga
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Archivo del blog