martes, 6 de noviembre de 2018

SIN AZÚCAR










Gatito triste y callejero. Vagas por los suburbios de este  paraíso impostado. Sucio y arañado. Hambriento, sediento. Hoy estás aquí; mañana atropellado y tirado en el medio de un carril gris, al final de un reguero de pequeñas gotas rojas -siempre son rojas- asombrosa...terriblemente hermosas. Absurdamente radiantes. Tu sangre parece un puñado de amapolas que alguien arrojó desairado por su amor, y que nadie recogerá. Las esparcirá el viento y las diluirá la lluvia furiosa. Tu cuerpo abandonado es tan perfecto que la mente se resiste a entender que esté muerto. Que ya no estés ni seas nada. 
Que sólo estés dormido. 

Ahora estás comiendo de mis dedos. Después, a veces, juegas un rato. Pero nunca te quedas. Y si lo hicieras, tendría que  echarte. No hay sitio para ti al lado de mi lumbre.  Te vas en silencio y te adentras en la senda que es siempre la misma, oscura, sinuosa, que se pierde entre la niebla. Te sigo con la mirada hasta que me duelen los ojos. Y das la vuelta a esa esquina. Y aprieto los dedos de mis manos sin querer. Y desapareces. Y yo no sé si es la última vez que te habré visto.

 Los escasos días felices bajo el suave vientre  de tu madre se disolvieron en charcos de agua helada y barro inevitable. Nuestros momentos felices, nuestras miradas cómplices, aquel día en que te dejé entrar y jugaste con mis cortinas. Y todas esas tardes que me estabas esperando y que sabías que vendría. Y ahora te vuelves a ir; y es tan dulce el color verde en tus ojos húmedos, que dejo de entender, de saber, de dominar...  Te vuelves y me miras un segundo más. Y no sabes si vas a volver a verme. 
Los dos, vencidos. 

Gatito de pelo enmarañado, pero tan suave aún... Titiritero de mis sueños mejores. Nómada bello y extraño que llegaste de algún sitio y vas hacia ninguno. El único ser libre del mundo. Testigo mudo de nuestra miseria. Sabio, silencioso observador que nos has visto dudar, mentir, llorar a solas y temblar de miedo y de dolor. De soledad. Más solos que tú. Asfixiados, incompletos. Sin poder mirarnos  en los espejos relucientes de nuestros hogares relucientes. Como vampiros... aunque carentes de inmortalidad. 

Sin "pedigrí". Sin mantita, sin tejado, sin regazo, sin destino, sin arraigo, sin amigos, sin pasado ni futuro. Sin palabras a tu oído en la media noche. Sin certeza. Sin mi.
Sin tí.










20 comentarios:

  1. ¡Ay, Moni que preciosidad de relato! Me has conmovido querida niña. Has descrito de manera bellísima la vida de los gatos callejeros haciendo un símil con la vida de nosotros los humanos. Pura prosa poética.¡Precioso, precioso!
    Miles de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una amor, Maripaz, a tí todo -no todo, claro- te parece "precioso, precioso"...porque tus ojos son únicos, y tu capacidad de asombro infinita. Y eso es algo muy escaso y muy de envidiar:)
      Un besazo

      Eliminar
  2. Sin azúcar y sin edulcorantes, sí: has servido un trago largo, duro, seco. No, nunca los convidamos a quedarse en nuestra mesa: como mucho les damos los restos a hurtadillas. No, nunca pueden parecer dormidos, cuando su piel se desmenuza estampada en el asfalto. Es un grito.
    Sí, quizás sean los únicos - últimos - seres libres. Y quizás sientan que el precio merece la pena.
    Un besazo estremecido, Moni

    PD. Vaya fotaco!
    PD2. "Tunnel of love" es la canción de Dire Straits que más me gusta escuchar, no me cansa nunca. Habla de feriantes, de gente que un día está y al otro ya no. Y el prota encuentra un día la horma de su zapato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha llamado la atención lo de "a urtadillas"...jejj, es verdad...por qué lo haremos así?

      A mí también es la que más me gusta de Dire Straits...y mira que tienen joyas. Tampoco me canso nunca de escuchar la evolución de su melodía, que casa perfectamente con la historia, una historia de libertad. Como la de los gatos.
      Un besazo!!!

      Eliminar
  3. Muy guapa entrada Mónica, la foto es auténtica y tu reflexión es genial, te llega hondo.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  4. Y yo que pensaba que se habían subido a las redes todos los gatos. Faltaban estos tuyos, Monica, más guapos no los vi.
    Como nunca leí tan sentidas palabras, tan bellas para describir lo que duelen las ausencias. Son tan escasos los días felices.
    Un abrazo emocionado y estremecido también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los días felices son escasos pero tan intensos que nos pasamos la vida esperándolos. Y ellos, los gatos, para eso nos ganan por goleada. En esperar.
      Besazo tejón:)

      Eliminar
  5. Muy buena foto. Y además soy un admirador de los gatos, de su capacidad de supervivencia, de su inteligencia. Un texto muy bien elaborado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también los admiro, mucho. Gracias Valverde!
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola mi querida Moni! un placer volverte a leer, como siempre con un relato tan bonito. El texto es precioso y muy sentido. La foto es maravillosa. Besos.

    PD. Has estado alguna vez en Cádiz? en el Campo del Sur hay muchos gatos callejeros que viven mejor que muchas personas jaja tienen hasta casitas hechas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno verte, Verónica!
      No he estado en Cádiz...bueno, pues me parece bien lo de esos gatitos. Y si no hubiera gente tirada en la calle junto a ellos, mejor aún.
      Creo que conseguiré que te gusten los gatos, Vero...lo conseguiré, jejjj
      Un besazo!!!!

      Eliminar
  7. No se qe es mejor si el relato o la fotografía, Ninguno desmerece al otro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonio, un saludo y me alegra mucho que te haya gustado.
      Abrazo!

      Eliminar
  8. Hermosa y sentida reflexión que encierra una tremenda verdad y realidad. Bellamente acompañada de una fantástica fotografía. ¡Que bien escribes!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias katy...La realidad es así. Y es una pena.
      Un besazo, guapísima!!!!

      Eliminar
  9. me gusta visitarte Me meto en tus letras deleitándome
    besos

    ResponderEliminar
  10. ·.
    Ciertamente, animales independientes donde los haya.
    Tu texto es tierno. No sé si hablas de gatos o de nosotros, el camino es común. A veces, solo nos tocan migajas, apareces y desaparecemos pero nos mantenemos independientes.
    La foto me gusta. Posan bien tus amigos y creo que has buscado un buen encuadre.
    Un beso Móni

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablo de gatos.
      Otro día hablaré de nosotros. Pero no seré tan tierna :)
      El encuadre surgió, la foto está hecha deprisa...había muchos gatos allí, a cuál más triste y vapuleado.
      Un besazo ñOCO

      Eliminar

Archivo del blog